Lámparachina en Depósitos de Aluminio

¡Todo comienzo, requiere de un fin!
Largas y laboriosas noches incentivan el apetito creativo; de qué, más bien a mi como buen pollo me gusta la comida china y después se ve si surge la producción.
Han pasado varias noches y aquí estoy, con la cicatriz del vientre puntuda e iniciando una nueva lámpara con los depósitos de aluminio que resguardaba aquellos manjares.

El proceso de diseño contemplaba emballetar los depósitos de aluminio en sus extremos, para permitir su estabilidad con la rigidización de la estructura y practicar cortes según la huella en la cara inferior de cada depósito. Lo más inaudito que suena bonito en el papel, en el patio se ven los pollos.